lunes, 13 de marzo de 2017

Reseña Rojo y oro

ROJO Y ORO

Autoras: Iria G. Parente & Selene M. Pascual
Editorial: Alfaguara
Páginas: 446
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
ISBN: 9788420485171
Saga: -
Precio: 16.95 €

Muchas gracias a ALFAGUARA por el envío del ejemplar.

SINOPSIS:
Escuchad mortales,
la historia de un dios que no quería vivir,
de una amazona obligada a matar
y de su libertad para siempre robada.
Aguardad y temed el despertar del caos:
cuando Eris abra los ojos,
la venganza al fin llegará.

Orión está cansado de ser el esclavo de Hera desde que su madre, la diosa del Caos, fue condenada por su ambición. Hera le ha tratado siempre más como un criado que como el dios que es. Y quiere que eso acabe.
Asteria está cansada de luchar. Desde que el pueblo de las amazonas fue arrastrado hace años, ella y sus hermanas viven esclavizadas y obligadas a servir al Emperador de Élada como gladiadoras. Y quiere que eso acabe.
El mundo de Orión es dorado como solo puede serlo la grandeza de los dioses: el mundo de Asteria es rojo como solo puede serlo la sangre que derrama cada día.
Ambos buscan venganza hacia quienes los encadenaron en esos mundos.
Ambos buscan libertad, y harán lo que sea necesario para conseguirla.

OPINIÓN PERSONAL:
Rojo y oro es una historia que, sin duda, llamó mi atención principalmente porque las dos autoras tienen una pluma maravillosa y única y, además, con sólo leer su sinopsis me enamoró por completo al tratarse de una historia basada en la mitología griega, un punto que a mi me suele encandilar y que, por otro lado, no está demasiado explotado en la literatura. Tras terminar Rojo y oro puedo decir que, aunque es una historia muy buena, con buenos ingredientes, también es verdad que hubo ciertas partes que no me terminaron de convencer y que, junto con todo lo positivo, comentaré a lo largo de esta reseña.

Rojo y oro es una historia que, desde el momento que la comenzamos, la pluma de las autoras nos cautiva sin remedio ante un toque antiguo y lírico que, sin duda, no me esperaba para nada, pese a haber leído otros libros de ellas. Ahora bien, nos encontramos con una pequeña introducción que da pie a la historia y, de alguna forma, es por esa prosa tan lírica que será un tanto complejo conectar con ella y es que, aunque lo que pase es muy fácil de seguir, si es cierto que nos encontraremos con una historia llena de abundantes datos, así como nombres y lugares y, aunque nos acostumbraremos, es obvio que al tratase de una historia de fantasía siempre es un tanto más complicado. Ahora bien, una vez que uno se adentra en la historia lo cierto es que tengo que decir que es una obra que me ha sorprendido gratamente, primero, porque desde mi punto de vista tiene partes originales, si bien es cierto que todas y cada una de ellas y, en general, de toda la historia, están basados en hechos y personajes de la mitología griega, también es verdad que las autoras van más allá y nos ofrecen una obra con personalidad propia y una historia que, sin duda, nos sorprenderá gratamente, ante la inventiva de las misma y la manera en la que el lector irá descubriendo Rojo y oro. Ahora bien, como no podía ser menos, uno de los elementos a destacar en esta obra son los dos protagonistas principales, Asteria y Orión que, si bien parece que no tienen nada en común, si nos encontraremos con que, al final, tienen más parecidos de lo que ellos creen pero, sin duda, es precisamente este choque de personalidades lo que resulta sumamente interesante a la hora de leer esta obra. Con unas personalidades que son totalmente opuestas pero que se caracterizan por estar muy bien creadas y simpatizar con el lector, las autoras han dado vida a dos personajes que, siendo tan distintos, tienen un trasfondo muy especial y, diciendo más, son dos seres que irán evolucionando muchísimo a lo largo de toda la obra llegando a un punto en donde sus personalidades dejarán de chocar y serán, como he dicho, muy parecidas. Aún así, no quiero entrar en detalles de los mismos pues creo que es importante que en historias donde los personajes principales forman prácticamente toda la obra, creo que tiene que ser el propio lector quien los vaya descubriendo. Con respecto a los demás personajes, en muchos de ellos veremos un vuelta de tuerca a como nos podríamos imaginar a los dioses y, en otras ocasiones, si es cierto que son tal y como nos imaginamos, así como los demás personajes que, sin duda, siendo muchos y muy diferentes tienen personalidades bien marcadas y están muy bien caracterizados. Continuando con los elementos que conforman esta obra, Roja y oro es una historia que, de principio a fin, posee muchísima aventura que viene coronada, de alguna manera, no sólo por la evolución de los personajes, ya comentada, sino por un pasado traumático que sufren los protagonistas y que será lo que mueva sus destinos por lo tanto creo que, además de aventura, nos encontraremos con un auto-descubrimiento por parte de los mismos, reflexiones internas y, a la vez, muchos anhelos que, poco a poco, irán sorprendiendo al lector. Igualmente, como no podía ser menos, nos encontramos ante una obra de dioses y diosas, reyes y reinas y, por tanto, las intrigas palaciegas, las revoluciones y otros elementos típicos de estas obras se harán notar pero, en esta ocasión, vienen precedidos por pequeños y muy eficaces giros en la trama que logran que el lector entre en un estado de confusión sin saber muy bien que esperar. También es verdad que, a lo largo de la obra, habrá momentos puntuales de acción, personalmente me han parecido muy escasos para una historia como esta, pero lo que si es cierto es que son totalmente sangrientos y, en muchas ocasiones desgarradores pues no podemos olvidar que, por todo lo que se narra, la crudeza y la manera tan directa de contarnos las cosas, nos encontramos ante una historia que es sumamente dramática. Por último, tengo que destacar que nos encontramos con un muy pequeño toque romántico que nos regalará situaciones tan escasas como especiales y algunas que otras más pasiones que, sin duda, no serán demasiado explícitas pues no es uno de los temas centrales de la historia pero que, de alguna manera y aunque son más que nada hacia mitad del libro en adelante, logran endulzar un tanto la obra.
Ahora bien, como partes negativas son las siguientes que le he encontrado, siempre desde mi punto de vista y desde lo que me ha hecho sentir la obra en su lectura. Como bien acabo de decir nos encontramos con una obra dramática con pequeños toques románticos lo que, en mi opinión, sería suficiente para ofrecernos una historia llena de sentimiento, que haga vibrar y emocionarse al lector, pero, en mi caso, me he encontrado con una obra fría, una historia en donde la introducción de datos y la manera tan antigua de narrar ha hecho que me halle ante una trama fría que, pese a reconocer que tiene puntos buenos, también me ha dejado indiferente en cuanto a emociones y es la primera vez que me pasa en una historia de estas autoras en donde, para mí, han dejado de lado este ingrediente y se han centrado más en la parte técnica. Otra cosa que no me ha terminado de gustar es que es una historia que tiene sólo momentos puntuales de acción y, en muchas ocasiones, me ha parecido estar leyendo una obra introductoria, una historia que necesitaría una segunda parte para completarla pues en más de mitad del libro esta sensación ha perdurado cuando tengo entendido que nos encontramos ante un libro único. La verdad es que ha sido una lectura sumamente extraña el saber que era un sólo libro y el tener la sensación de que, a medida que avanzaba en el mismo, me iban faltando partes y, una vez en el final, que tampoco me gustó, he notado que aún falta mucho más por lo que, como digo, no sé si es sensación si es que ha sido una historia así. Por último, el final me ha parecido decepcionante, creo que aunque de algún modo se preve me ha dado la sensación que todo se ha resuelto en un epílogo que me ha parecido insuficiente y que, tras terminarlo, me parecía que, como he dicho, aún quedaba más por contar y, lamentablemente, pienso que no es así. Mi sensación, al terminarla, ha sido el de encontrarme con una historia totalmente incompleta.

La pluma de las autoras, como vengo comentando, es muy profesional pero, en esta ocasión, muy dura y directa, con un pequeño toque antiguo que le viene muy bien a la historia y, como en otras obras de las mismas, forman un equipo perfecto de tal manera que no se sabe quien está narrando en cada ocasión aunque los lectores podamos hacer suposiciones. Aunque no me ha transmitido nada, en esta ocasión, si tengo que decir que tienen una manera de escribir sumamente cuidada y experta por lo que se agradece muchísimo para facilitar la lectura de la obra.
El ritmo, por otra parte, es un tanto irregular, al principio es más lento por tener que adaptarse a la historia pero, en cuanto se coge el ritmo, lo cierto es que es bastante rápida y se vuelve constante, pese a la complejidad de la historia.
La narración, a su vez, está hecha en primera persona desde el punto de vista de Asteria y Orión, los dos personajes principales, que irán alternando capítulos para una mayor comprensión de la obra.

La edición, en su interior, está muy cuidada, es elegante y llena de motivos que la hacen sumamente especial al igual que las muchas ilustraciones que nos encontraremos en ella. Con respecto a la portada, muy acorde con lo que la trama nos cuenta y, aunque me parece un tanto rara, si es cierto que va perfectamente con la obra.

En conclusión, Rojo y oro es una historia buena, basada en la mitología griega pero con un toque original, con unos personajes bien caracterizados, mucho drama y aventura y la pluma de las autoras tan profesional como antigua, casi lírica. Sin embargo, para mí, decae por la falta de emoción que tiene siendo una historia muy dura en determinadas partes, por tener pocos momentos de acción y, en general, por tener la sensación de que era una historia introductoria y, tras el final que tampoco he disfrutado pues se me ha hecho muy corto y rápido, una ver terminado, sentir que era una historia incompleta a la que le faltaban partes.

BUENO